30 May

Alimenta tu buen humor

Mientras las personas buscan la manera de lidiar con la depresión, suelen pasar por alto una buena nutrición. Hay alimentos para el buen humor, que contienen los nutrientes especiales que trabajan con la química de tu cerebro. Estos nutrientes estimulan la liberación de neurotransmisores especiales que le dicen al cerebro que sustancias liberar para que te sientas mejor.

Cuando están deprimidas, muchas personas tratan de mejorar sus emociones negativas comiendo bocadillos salados, grasosos, demasiado azucarados o comida rápida. Estos alimentos pueden hacer que te sientas mejor a corto plazo, pero pueden causar sentimientos de culpa y odio hacia ti mismo a largo plazo. Por ello es que este tipo de bocadillos deben evitarse al menos durante el tiempo en que estás tratando de lidiar con tu depresión.

Alimenta tu buen humorAsí que, si comer comida chatarra no es una de las maneras de lidiar con nuestra depresión ¿Qué alimentos que me levanten el ánimo debo comer?
Bueno, a continuación te presento una breve lista de alimentos que se ha demostrado que sirven para mantenerse sano así como para aliviar los síntomas de la depresión.

* Alimentos que nos hagan sentir mejor. Estos son los alimentos que se asocian generalmente con la infancia, ya que nos evocan esa sensación de estar siendo cuidados amorosamente. Un ejemplo de ellos podrían ser los macarrones con queso o el típico caldo de pollo que nos daban cuando nos resfriábamos. Sin embargo, en el caso de los macarrones, si estás buscando alternativas saludables, te recomiendo hacer este plato con pocas calorías, evitando la versión de caja, pues contiene alto niveles de sal y colorantes artificiales.

* Los granos enteros. La razón por la que los cereales integrales como la avena, la cebada, el trigo, el salvado y los panes de trigo entero están incluidos en este listado de alimentos para el buen humor es porque ayudan a regular el azúcar en la sangre y con ello nuestra sensación de bienestar. Además, las altas cantidades de fibra contenida en estos granos son de digestión más lenta, por lo que te ayudarán a sentirte satisfecho por mucho más tiempo.
* Frutos Frescos. Los efectos antioxidantes del zinc, selenio, vitamina E, vitamina C y vitamina A, ayudan a reducir el estrés del cuerpo.

* El aceite de pescado Omega 3. Estos ácidos grasos trabajan con el cerebro para reducir las deficiencias que puedan contribuir a la depresión y la ansiedad. Los suplementos alimenticios pueden proporcionar una fuente más pura de Omega 3, ya que muchas fuentes de pescado fresco se encuentran contaminadas con mercurio.

Alimenta tu buen humor
* Vegetales de hojas verdes. Éstos aumentan los niveles de energía. Las personas que sufren de depresión por lo general comentan que sus niveles de energía han disminuido considerablemente. Comer más verduras de color verde proporciona al cuerpo la energía de los minerales como el magnesio, hierro, manganeso y potasio. El magnesio también puede trabajar para mejorar el estado de ánimo y afinar el funcionamiento del cerebro.

* Los productos lácteos bajos en grasa: como la leche baja en grasa, mantequilla light, requesón, yogur y el queso son útiles para reducir la irritabilidad y cambios de humor.

* Carnes. La carne de pavo trabaja para aumentar los niveles de serotonina en el cerebro por su contenido en triptófano. El aminoácido contenido en triptófano es el responsable del aumento de la serotonina, resultando así un estado de ánimo elevado.Entre los alimentos ricos en triptófano podemos destacar las legumbres, cereales, semillas y frutos secos. Otros alimentos ricos en triptófano son la piña, el plátano, las semillas de girasol, las espinacas, espárragos y el tofu.

27 May

¿Sabes qué es el trastorno afectivo estacional?

 Los síntomas, por lo general, empiezan al final del otoño o al principio del invierno, y desaparecen para el verano. Un tipo mucho menos común de SAD por sus siglas en inglés -, conocido como depresión que comienza en verano, por lo general, comienza al final de la primavera o al principio del verano y desaparece para el invierno. Es posible que el SAD esté relacionado con los cambios en la cantidad de luz solar durante diferentes momentos del año.

Los síntomas de SAD pueden variar entre distintas personas, y son similares a los que se desarrollan en otros tipos de depresión. Entre los síntomas corrientes están:

-Decaimiento durante la mayor parte del día

-Pérdida de interés en sus actividades habituales

-Somnolencia e indiferencia (letargo)

-Necesidad de dormir más y dormir más de lo habitual

-Comer más de lo habitual, especialmente ansiar carbohidratos, lo que conduce a aumentar peso

-Pérdida de interés en el sexo (pérdida de libido)

-Cambios de estado de ánimo y excesiva energía en primavera y verano

Los síntomas del SAD que comienza en verano (10 por ciento de las personas que padecen el trastorno afectivo estacional) incluyen:

 -Falta de apetito

-Pérdida de peso

-Insomnio

-Irritabilidad y ansiedad

-Inquietud

Además de la escasez de luz, se cree que dos de las causas más habituales para el transtorno afectivo pueden deberse a:

-La serotonina, que juega un papel en el estado de ánimo, el apetito y el sueño. Se cree que las personas con SAD puedan tener niveles anormalmente bajos de sustancias químicas tales como serotonina en invierno.

-La melatonina que es una hormona que afecta los patrones de sueño y de estado de ánimo. Las personas con SAD pueden responder a una disminución en la luz secretando más melatonina que las personas que no tienen SAD. No obstante, medicamentos diseñados para suprimir la secreción de melatonina no detienen los síntomas de SAD, por lo este no es el único factor.

De entre los tratamientos más frecuentes utilizados para tratar el Trastorno afectivo estacional, destacan:

-La luminoterapia o Fototerapia ocupa la luz para tratar las enfermedades esta incluye desde los rayos del sol, la radiación infrarroja, radiación ultravioleta y la luz blanca. Esta se utiliza para los espasmos musculares, como descontracturante, cicatrizante y en infecciones heridas o ulceras. Principalmente se ocupa la lámpara infrarroja y los rayos U.V. para su aplicación. La luminoterapia o fototerapia, en sentido estricto, debe entenderse como el empleo terapéutico de la luz. Las camas de bronceado no se deben utilizar para tratar el trastorno afectivo estacional. Las fuentes de luz de las camas de bronceado tienen alta concentración de rayos ultravioleta (UV), que dañan los ojos y la piel.

La terapia de luz es uno de los tratamientos de primera línea para el trastorno afectivo estacional. Por lo general, comienza a trabajar en dos a cuatro días y provoca pocos efectos secundarios. La investigación sobre la terapia de luz es limitada, pero parece ser eficaz para la mayoría de la gente en el alivio de los síntomas del trastorno afectivo estacional.

-Los antidepresivos comúnmente usados ​​para tratar el trastorno afectivo estacional incluyen la paroxetina, sertralina, fluoxetina y venlafaxina. Los que se recetan más comúnmente para el SAD incluyen:

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés), como paroxetina (Paxil) y sertralina (Zoloft). Los SSRI suelen probarse primero.

Otros antidepresivos, como bupropión (Wellbutrin) y venlafaxina (Effexor).

El SAD solo puede ser diagnosticado por un médico, quien te preguntará si:

-Has estado deprimido durante la misma estación y ha mejorado cuando cambian las estaciones durante al menos 2 años seguidos.

-Tienes síntomas que suelen presentarse con el SAD, como, por ejemplo, si tienes  mucha hambre (especialmente con antojos de carbohidratos), has aumentado de peso o si duermes más de lo habitual.

-Si alguien de tu familia ha padecido SAD.

También es posible que tengan que hacerte análisis de sangre para descartar otras afecciones que pueden causar síntomas similares, como niveles bajos de la hormona tiroidea, entre otros; tu médico también puede hacerte una evaluación de salud mental para tener una mejor idea de cómo te sientes y de lo bien que puede pensar, razonar y recordar antes de indicar el tratamiento pertinente.

Hacer ejercicio regularmente es una de las mejores cosas que puede hacer por sí mismo. Exponerse más a la luz del sol también puede ayudar, de modo que trate de salir al aire libre para hacer ejercicio cuando haya sol. Estar activo durante los momentos de luz solar, especialmente temprano por la mañana, puede ayudarlo a tener más energía y a sentirse menos deprimido.

24 May

Auto-sabotaje ¿qué es?

Lo que significa en realidad puede no estar muy claro para muchas personas. El autosabotaje se describe como un continuo hábito condicionado y determinado por experiencias dolorosas o traumáticas en el pasado que socavan una y otra vez nuestro éxito personal. Esto puede sonar absurdo, ¿por qué alguien socava su propia vida o su propio éxito? Pero ¿Por qué nos saboteamos? Esa es una pregunta complicada pero la respuesta es sencilla. Porque nosotros así lo elegimos.

Auto-sabotaje ¿que es?El auto-sabotaje a menudo se produce cuando uno carece de la disciplina para actuar y mejorar los intereses propios y mantenerlos durante un período de tiempo. Tenemos que estar realmente comprometidos con nuestros objetivos y cambiar. A veces se debe a que somos perezosos, estamos desmotivados y muchas veces se trata de miedo. El miedo al cambio, miedo al éxito, miedo al fracaso, miedo al rechazo y la lista podría continuar. El miedo puede adoptar formas ilimitadas y se interpone en el camino de gran parte de nuestras decisiones, metas y sueños. Algunas veces podemos incluso no estar conscientes de que es el miedo lo que nos está deteniendo. Cuando decimos cosas como “no soy lo suficientemente inteligente para…” “estoy muy ocupado” o “no puedo hacer eso” o frases similares, nos estamos saboteando por culpa del miedo.

A veces resulta aterrador imaginar que cuando decidimos cambiar, crecer o tomar decisiones conscientemente podemos obstaculizar deliberadamente nuestros propios esfuerzos.
Recita afirmaciones positivas. Las afirmaciones son declaraciones positivas que describen una situación deseada y se repiten muchas veces, con el fin de que quedan impresas en el subconsciente y disparen esta acción positiva. Con el fin de garantizar la eficacia de las afirmaciones, tienen que ser repetidas con la atención, la convicción, el interés y el deseo.
Tus afirmaciones deben comenzar con “yo soy”. Cuando se inicia con “yo soy”, declaras que esto es ahora, incluso si no lo sientes así.

Visualiza lo que deseas. Yo creo que todos deseamos prosperar. Una vez que hayas recitado tus afirmaciones, comienza a visualizar lo que deseas. No importa si parece estar muy lejos de tu alcance. Tampoco importa lo que la gente opine de ello. La negatividad no te lleva a nada. ¿Por qué no aceptas lo positivo? Siéntate en un lugar tranquilo, cierra los ojos y ve lo que quiere.
Identifica cómo te estás saboteando. Por ejemplo, cuando me di cuenta de que solía dejar los platos sucios para más tarde y al final del día se acumulaban grandes torres de éstos en el fregadero, fue importante reconocer el efecto que tenía el postergar esto. Escribí en mi lista de prácticas cotidianas “lavar los trastes sucios para que no se acumulen” ha tenido un impacto en mi cuidado personal. Al escribirlas, puedo pensar en ello tan a menudo como sea necesario.

Para empezar, divide una hoja de papel en dos columnas. En la columna de la izquierda, escribe una lista de los hábitos saludables que te gustaría tener. Ahora, piensa en los momentos de tu vida cuando pudiste haber tratado de ponerlos en práctica. ¿Qué pasó? En la columna de la derecha, escribe al lado del buen hábito las acciones o pensamientos que te impidieron hacerlo o mantenerla.

Medítalas cuidadosamente y ¡asume la responsabilidad cuando tengas qué! Sí, hay otras personas en tu vida que afectan la manera en que gasta su tiempo, pero, aún así siempre has tenido y tienes la última palabra.

Ahora que tienes una lista en la que te muestras las formas en que te estás saboteando, no te juzgues o uses esto como una evidencia para alimentar a tu saboteador interno, cuya frase favorita podría ser “No puedes hacer esto”. ¡Pero claro que puedes! Esta lista es tu defensa en contra de tu saboteador interno. El siguiente paso es crear tu propio plan de acción – una lista de las prácticas cotidianas que llevarás a cabo para frustrar a tu “saboteador interno” – y desarrollar hábitos saludables que te harán sentir con más energía, relajado y equilibrado.

21 May

El error de elegir conclusiones erroneas

erroneas.jpg

Uno de los errores más comunes que cometemos cuando debemos tomar una decisión es que tomamos decisiones de manera tan apresura de solemos elegir opciones negativas o bien, llegar a un conclusión de los hechos que podría no ser la mejor. Algo tan simple como “Hoy hace un buen día para salir” puede terminar convertido en algo como “Pero seguramente comenzará a llover en cuanto salga”. Solemos pensar en los peores escenarios y por ende, tomar decisiones pensando en cosas que son muy improbables. Existen varios motivos por los que solemos caer  directamente en estas conclusiones precipitadas, erradas y en ocasiones, hasta basadas en prejuicios, tales como:

erroneasEtiquetar. Esto ocurre cuando haces declaraciones generales que proyectan una imagen negativa o errónea sobre algo o alguien, en ese momento y en cada ocasión que sea posible sin contar con una clara evidencia que justifica como válida tu argumento. Una persona deprimida podría asegurar algo como “Soy un perdedor” y reafirmar aquello diciendo “siempre he sido un perdedor y siempre seré un perdedor, ¿para qué intento hacer esto o aquello otro?”. Otro ejemplo podría ser la visión de una persona molesta con su pareja: “Mi esposa se la pasa pidiéndome dinero siempre”.

Leerle el pensamiento al otro.  Aunque suena extraño, muchas personas aseguran saber qué es lo que la otra persona está pensando, atribuyendo en la mayoría de las ocasiones pensamientos del tipo negativo y por ende la reacción que estas personas tienen hacia terceros suelen ser confusas y erróneas. Nuevamente, estas personas no intentan buscar una evidencia de lo que creen que la otra persona piensa sea real sino que lo aceptan como una verdad incuestionable.

“ ¿Para qué intento sacar buenas notas si todos saben que soy un tonto?” En este tipo de situaciones, la persona suele creen que ya sabe lo que alguien piensa, por lo que corre el riesgo de crear una profecía “auto cumplida” debido a su reacción negativa y por ende, la otra persona terminará reaccionando negativamente. Para evitar que los demás piensen negativamente de ti lo primordial es que tú  comiences a pensar bien de ti.

Otro de los motivos por los que las personas llegan a conclusiones erróneas sobre sí mismas es debido a un razonamiento emocional incorrecto: cuando sentimos que algo es real, entonces debe tratarse de algo que es cierto aunque a menudo esto no es el caso. “Si me siento como un perdedor entonces, es que soy uno”.

Cuando incurrimos en este tipo de error tendemos a crear plazos y exigencias de nosotros mismos que son casi imposibles (o bien pueden ser imposibles) para satisfacer necesidades artificiales y perfeccionistas. “Tengo que estar esbelta o nadie querrá estar conmigo”, “Debo ser el mejor estudiante o no llegaré a ningún lado”. Al no poder lograr estas metas, como consecuencia comenzamos a juzgarnos a nosotros mismos y a sentir vergüenza y culpa.

En otros casos tendemos a culpar a otros por el incumplimiento de estas metas a fin de no aceptar la responsabilidad real propia. “El problema es la nueva pareja de mi padre. Ella lo aleja de la familia y por eso mi relación es mala con él”. En una situación de este tipo, la persona no termina de aceptar que su relación con otra persona podría haber comenzado a deteriorarse  antes de la llegada de una tercera persona, pero resulta mucho más sencillo culpar a alguien más que aceptar la culpa o responsabilidad.

El mundo actual es una sociedad competitiva y cruel, porque solo sobresalen los mas fuertes y los más rápidos, no hay espacio para los débiles, para los necesitados, este mundo construido por el hombre donde no se incluye a Dios, también se caracteriza por su falta de escrúpulos (duda, aprensión por hacer algo malo), frente al prójimo, y la forma más común de atacar al prójimo es la crítica despiadada, mas conocida como el pelambre, tirar para abajo al otro, sin importar cual sea su condición, amigo, hermano, pariente, etc. No obstante, debes tener presente que antes de darle importancia a las opiniones ajenas, la opinión más importante es la propia.

No podrás evitar caer en conclusiones erróneas sobre tu persona si no cambiar primero la perspectiva que tienes de ti mismo, si no alimentas  tu autoestima y te deshaces de esas etiquetas y pensamientos negativos que no solo te hacen mucho más difícil el convivir con los demás, sino que hacen aún más difícil la convivencia contigo mismo.

18 May

¿Él éxito en la juventud prevalece?

La investigación neuro científica ha demostrado que cuando “ganamos”, cambia el equilibrio químico en el cerebro y estos productos químicos que se liberan sirven para ayudarle a ser más propensos a ganar otra vez. Ganar básicamente te ayuda a ganar nuevamente. Quizás esto lo has escuchado mencionar como el  winner effect  o “efecto del  ganador”.

¿Él éxito en la juventud prevalece?Ganar una competencia inserta a un individuo en un circuito de recompensas positivas en el que le es posible navegar la cresta de su propia testosterona hacia una seguidilla de éxitos. Según los estudios, ganar te hace más proclive a ganar de nuevo. Si consigues resolver algo que se te resiste y que requiere cierto esfuerzo, vences, y esto te da más números para salir airoso ante nuevos retos que te plantee el futuro.

Algunos investigadores relacionan este comportamiento más competitivo y agresivo de los vencedores con un aumento en los niveles de testosterona, hormona implicada con este comportamiento, que los humanos también descargamos tras ciertas victorias: en un partido de tenis, al invertir en bolsa, al presentarnos a una oposición…

Ante estos retos, la testosterona se dispara y se mantiene, induciendo un estado de euforia que nos empuja a tomar riesgos. Nos encontramos entonces en una situación de retroalimentación positiva, en un círculo en el que la propia euforia retroalimenta el éxito futuro.

Cuanto más joven seas, o cuanto más cerca del inicio de tu carrera logres una victoria, serás más propenso a volver a tener éxito, ya que, inconscientemente, generas la idea de que eres un “ganador”, haciendo que el sentimiento emocional de ganar, interfiera con las reacciones químicas en el cerebro y el sistema nervioso.

Por el contrario, si no logras una victoria temprana, te será más difícil alcanzar una meta más tarde. Es de suma importancia que no te permitas adoptar el pensamiento de que has “perdido”. Si terminas en segundo lugar en un concurso o carrera, estuviste a punto de ganar, no de haber perdido. Si te permites sentir que has perdido, entonces la reacción química en tu cerebro será la opuesta al efecto deseado, siendo éste el llamado “efecto del perdedor” o losing effect.

Incluso si logras una victoria en otro momento, el “efecto del ganador” no será tan potente como si hubieras obtenido esa victoria previa que tanto anhelabas. El refuerzo químico positivo en tu cerebro tiene que duplicar su impacto  para contrarrestar el efecto experimentado previamente, al no lograr esa victoria y verla como un fracaso.

Tampoco debes temer al fracaso. El temor al fracaso es la anticipación o la visualización de un resultado negativo, de una acción que todavía no ha ocurrido. Este sentimiento de fracaso sale de nuestra mente, no es algo real, porque aún no ha ocurrido nada, solo en te cabeza y te hace sentir paralizado. A veces, por evitar el fracaso, dejamos de actuar. Cuando no actuamos, muchos de nuestros problemas se incrementan, nuestro bienestar disminuye y nuestra vida y nuestras experiencias se ven cada vez más reducidas.

El fracaso no es el fin del mundo, ni tampoco el final de aquello en lo que se ha fracasado, esto hay que tenerlo claro y es el punto de partida de la superación. Un fallo es un contratiempo, puede que hasta grave, pero siempre hay una segunda oportunidad. Hay que analizar el fracaso y descubrir sus porqués. Uno debe conocer sus propios errores, corregir y superar sus fallos y planear nuevas estrategias de comportamiento y actuación.

Es importante realizar nuestros sueños, metas y esperanzas sin ningún pensamiento negativo porque nuestro temor significa un verdadero fracaso.  Para el éxito es necesario ser competitivos y positivos para enfrentar los fracasos y emprender cada día con una esperanza nueva llena de fuerza para nuevos intentos en nuestra vida.

15 May

Desecha las excusas

Tengo varias amistades que pasar por dificultades económicas y otros a los que por el contrario, les va bastante bien. Cuando la gente suele tener problemas de dinero su excusa más frecuente es “No tengo suficiente dinero”. Y cuando la gente pasa por buenas épocas económicamente hablando suelen decir “No tengo suficiente tiempo”.
Todo el mundo es capaz de dar una excusa que se adecue a su situación a fin de evitar el emprender las acciones necesarias para salir de esa situación, aunque sus excusas siempre suenan bastante válidas.

excusasLa diferencia entre aquellas personas que emprenden acciones y aquellas que no lo hacen radica en la manera en que dirigen sus excusas. La gente no suele hacer el esfuerzo para eliminar esa carencia de dinero para eliminar las excusas del tipo “No me alcanza el dinero”, y tampoco buscan hacerse más tiempo solo para eliminar excusas del tipo “No me alcanza el tiempo”.
La única manera de poder lidiar con estas excusas es dándose cuenta de que están creando y alimentando estas excusas y que solo hasta que ellos mismos lo decidan, dejaran de seguir engendrándolas y alimentándolas. Una persona que suele tener una excusa para todo, debe analizarse y darse cuenta de que mientras siga alimentando esas excusas siempre habrá un motivo para que estas permanezcan en su vida. Y es que analizarse consiste (tan sólo) en preguntarnos cómo van las cosas: si están yendo bien o mal, si es lo queremos o lo que necesitamos; y, en último caso, pensar si lo que estamos haciendo es lo que hay que hacer. Las excusas simplemente sirven para resaltar lo negativo.
Jamás vamos a tener suficiente tiempo en nuestro día y jamás vamos a tener tanto dinero como soñamos si no hacemos algo al respecto y mucho menos si no dejamos de quejarnos por ello todo el tiempo. Nos convertimos en aquello en lo que pensamos con intensidad. Nuestra actitud crea el ambiente que hay a nuestro alrededor, y viene determinada por nuestra manera de pensar y de sentir, siendo un puente de comunicación con las demás personas. Por tanto, es muy importante crear una actitud positiva, llena de buenos pensamientos y sentimientos.
Todo lo que estemos pensando influye negativa o positivamente sobre nuestras acciones, ya que de ahí nace nuestra predisposición a hacer o no algo y de determinada manera.
Soñar significa identificar quienes somos realmente y qué queremos en nuestra vida, y luego bajar esa visión a la práctica diaria para ser esa persona. Tenemos que obligar a nuestra realidad a responder a nuestros sueños. Creo que para ser felices y realizarnos debemos seguir soñando hasta romper la frontera entre lo ilusorio y lo tangible. ¿Tiene sentido pasar más tiempo quejándote por no ser feliz que intentando hallar la manera de serlo?
Las excusas son ideas que nos forjamos para sostener nuestros miedos. Sin ellas, estos se disiparían, pero lo que hacen es alimentarlos, fortalecerlos y convertirlos en fantasmas que nos persiguen todo el tiempo. Las excusas son tan destructivas como alimentarnos mal o tener una adicción, y para acabar con ellas hay que trabajar en la raíz del problema: nuestros pensamientos.
Mucha gente piensa que el éxito viene de la buena suerte o de un talento enorme, pero muchas personas de éxito alcanzan sus mayores logros de una manera más sencilla: a través de la autodisciplina, a través de vivir sin pretextos.

No importa de qué área de la vida se habla: relaciones, carácter, salud, éxito personal, condición física, negocios, gestión del tiempo, amistad y familia, liderazgo, consecución de objetivos, ventas, finanzas, solución de problemas. la autodisciplina siempre es la clave. Basada en el dominio de sí mismo o autocontrol, es realmente la respuesta para conseguir lo que una persona se propone.
Las excusas, en ocasiones, actúan como si de un virus mental se tratara. Estamos formados por multitud de hábitos, ideas aferradas como huellas en la mente, y actos imitados de otros que desde muy pequeños hemos ido recogiendo en nuestra personal biblioteca de la mente .La gente no suele poner manos a la obra repentinamente, sino cuando se percatan del verdadero obstáculo que representa el no tener suficiente dinero ni suficiente tiempo. Por ende, es preciso dejar de quejarnos y usar ese tiempo para pensar en la forma en cómo vamos a resolver lo que nos aqueja.

12 May

Cómo mejorar tu memoria

No tener buena memoria menudo dificulta aprender cosas nuevas. De hecho, la incapacidad para recordar hechos e información es una de las razones por las que tantas personas no tienen éxito en sus estudios o en sus empleos. Hay muchas razones que pueden contribuir a una mala memoria, incluyendo la mala alimentación, la falta de suelo y malos, o falta de hábitos de estudio desarrollados.

Cómo mejorar tu memoria Sin importar en qué momento de tu vida te encuentres, no tienes porqué sufrir las consecuencias de una mala memoria. Todos podemos tomar cartas en el asunto; al mejorar la memoria se puede incrementar la autoestima y la confianza en sí mismo, además de fortalecer y mejorar las relaciones personales.

Las personas que tendemos a olvidar aún las cosas más simples tenemos que comenzar a trabajar en nuestra memoria. Hay maneras naturales de mejorar la memoria, con el fin de ayudar al cerebro a funcionar mejor y más rápidamente. Nunca es demasiado tarde para trabajar en tu memoria.
Actividad física regular

Con el fin de mantener un buen funcionamiento cerebral, la gente tiende a practicar un deporte de manera regular. No tienen que ser ejercicios extenuantes ya que un simple paseo o caminata serán más que suficiente. El ejercicio ayuda a que la circule la sangre que lleva oxigeno y nutrientes que necesita el cerebro para su buen funcionamiento.

Ejercicios mentales

Al igual que con cualquier otro músculo del cuerpo, se necesita ejercitar el cerebro para que se desarrolle. Los ejercicios mentales te ayudan a procesar información con mayor rapidez, algunos de ellos son: Recitar en voz alta,  la asociación y crear siglas.

La alimentación del cerebro

Hay muchos alimentos que ayudarán a que tu cerebro funcione mejor. Algunos de los alimentos que debes incluir en tu dieta para ello son: las nueces, la nuez de la india, las almendras, plátano, salmón, atún, arándanos, levadura de cerveza, germen de trigo, fresas, semillas de girasol, semillas de calabaza, huevos, aguacate, tomate, espinaca, yogur, leche y cereales integrales . Todos  ellos son ricos en fósforo, ácidos Omega 3, Omega 6, triptófano y Hierro.

Los fosfolípidos,  se encargan de fabricar la mielina que reviste el cerebro, encargada de que las señales lleguen al cerebro. Además de afectar en tu humor  y el rendimiento intelectual, protegen el declive de la memoria. La lecitina de soya, el sésamo o ajonjolí,  así como  en el  hígado de res, sesos, corazón y la yema de huevo. Una dieta balanceada es la clave de un cuerpo y cerebro sanos. Al comer bien.

Además de una dieta bien equilibrada, los remedios naturales que favorecen  a la memoria también están ganando popularidad.

Cómo mejorar tu memoriaAlgunos estudios sugieren que la deficiencia de complejo B contribuyen a la enfermedad de  Alzheimer, por lo que recomiendan ingerir de manera regular un suplemento de vitamina B, para contrarrestar la pérdida de memoria y la  potencial aparición de esta enfermedad.

El Gingko Biloba estimula el flujo sanguíneo a través del cuerpo y parece tener un efecto positivo sobre la función de la memoria, ya que también mejora el flujo sanguíneo hacia el cerebro; al mejorar el flujo sanguíneo trae consigo una mejor oxigenación al cerebro.

Vigila  los niveles de azúcar en la sangre

 

Es indispensable vigilar los niveles de azúcar en la sangre con el fin de mantener un correcto funcionamiento del cerebro. Éste, obtiene su energía del azúcar en la sangre. Para obtener esta energía es recomendable comer porciones pequeñas de alimentos a intervalos regulares. También es necesario comer más grasas buenas para mantener una correcta circulación sanguínea y la absorción del azúcar en la sangre por las células del cuerpo. Las grasas buenas pueden encontrarte en alimentos como el aceite de oliva, las nueces y otros frutos secos, además del aguacate y el pescado.
Maneja  el estrés

Las personas que sufren de estrés o que sufren de ansiedad y depresión, a largo plazo pueden experimentar problemas de memoria. Los periodos de estrés, sin importar cuán prolongados sean, afectan la comunicación entre las células cerebrales en áreas del cerebro asociadas con la memoria y el aprendizaje. El estrés agudo activa unas hormonas que liberan corticotropina, – que no debe confundirse con el cortisol, la conocida hormona del estrés- la cual perturba el proceso en el cual el cerebro recoge y almacena recuerdos.

Es posible realizar algunas técnicas de relajación para lidiar con el estrés. Despejar tu mente te ayudará a mejorar t memoria. Recuerda que no debes dejar que el estrés se acumule ya que eso solo te causará problemas más adelante. El médico es quien mejor te orientará solos los alimentos que puedes incluir en tu dieta así como los suplementos minerales o multi- vitamínicos que puedes ingerir. No obstante, puedes encontrar mucho material con el que puedes mejorar tu memoria, ya sean técnicas de relajación, ejercicios mentales, entre otros.

 

 

 

09 May

¿A qué se debe la necesidad de aprobación?

La necesidad de aprobación no es algo negativo pero lo importante es que no crezca de manera desproporcionada. El problema comienza cuando nos esforzamos en demasía con el único objetivo de lograr la aprobación de los demás. Un problema que a veces tenemos sin percatarnos de que existe, lo cual, obviamente, nos impide avanzar. Antes de analizar la necesidad patológica de aprobación es importante comprender de dónde proviene esta dependencia. Debemos tener presentes que somos seres sociales, que nos construimos a nosotros mismos a partir de las relaciones con los demás y, por tanto, es lógico que las valoraciones de los demás incidan sobre la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Para ser sinceros,  a todos nos encanta que nos aplaudan y que nos prodiguen palabras de halago, nos hace sentir bien. Sin embargo, cuando supeditamos nuestras decisiones y comportamientos a la opinión de los demás, entonces tenemos un problema.

La aprobación de los demás es imposible tenerla completamente. Si somos de izquierdas nos van a criticar los de derechas y si somos de derechas nos van a criticar los de izquierdas. Es imposible tener la aceptación de todo el mundo. Si que nos gustaría que mucha gente nos aprobara, pero no siempre va a ser así.

 Es importante estar bien tanto abajo como arriba. Es importante saber estar bien tanto si eres un ministro como un indigente. La gente que sabe estar bien, los fuertes, son aquellos que saben estar bien tanto arriba como abajo. Para conseguir esto hay que comprender que “esa aprobación de los demás, esa imagen no la necesitamos para tener una gran vida”. Para hacer cosas valiosas no necesitamos la aprobación de los demás. Nuestras ganas de hacer las cosas, nuestra capacidad es lo que va a hacer que seamos o no felices.

Algo lo podemos hacer mal pero seguro que otras muchas cosas las podemos hacer bien. La aprobación de los demás es agradable pero por un rato, no es una cosa tan importante. Tanto si estamos arriba como abajo no importa. Esto no sólo hay que sentirlo con gente desconocida sino también con amigos y familiares. La necesidad de obtener aprobación aparece en nuestra infancia cuando requerimos urgentemente el afecto de quienes amamos, para vivir. En esta etapa de la vida aún no estamos listos para hacernos cargo de nosotros, ni de proveernos nuestras necesidades; por eso los otros se ocupan de nosotros y si obtenemos su aprobación nos aseguramos que lo sigan haciendo.

Puede que nos pasemos empleando nuestro tiempo y energía tratando de agradar a la gente y ganarnos su aprobación; pero entonces estamos dependiendo de ello y, que pasa si sólo recibimos una actitud de desaprobación, vamos a permitir que arruinen nuestro sentido de autoestima y lo que es peor estaríamos perdiendo la libertad de “ser”, para vivir siempre atados a lo que piense o diga la gente de nosotros. No importa lo mucho que nos esforcemos por agradar a la gente y ganarnos su aprobación, pues queramos o no siempre habrá alguien que no nos apruebe.

Pero, la necesidad de aprobación tiene sus retribuciones sicológicas. Es una forma de poner la responsabilidad en los demás. Si te sientes mal porque el otro no te aprueba, le atribuyes toda la responsabilidad, de esa manera evitamos el cambio, no tenemos necesidad de cambiar porque son responsables los demás. No tomamos riesgo alguno, refuerzas la imagen pobre que tienes de ti mismo, y fomenta la autocompasión y la idea de que otros tienen que ocuparse de ti. Nos permite encajar en el medio en el que estamos porque nuestro comportamiento es aprobado.

A veces  solo es necesario un cambio sutil que dé la vuelta a tus ideas y así construir a partir de ahí una buena autoestima dentro de ti sin la necesidad de que nadie te apruebe. Para mejorar tu autoestima mira lo que conseguiste en el pasado, que cosas haces mejor que nadie, lo perfecto que eres porque no existe alguien igual a ti. Estos son buenos puntos de partida para enfocarse y concentrarse. Trata de encontrar un propósito del que te puedas enorgullecer. Todos necesitamos ayuda y ánimos a veces, pero no la aprobación de otros porque no la necesitamos para tener sana la autoestima.

Recuerda, la necesidad de aprobación constante muestra carencias internas que uno mismo tiene que trabajar para poder mejorar y cubrir esa falta de afecto con una buena autoestima y amor propio. La necesidad de aprobación constante es agotadora para quien la vive porque necesita poner a prueba al otro y confirmar una y mil veces que le quiere.

06 May

¿Qué tan bien cuidas de tu cerebro?

De acuerdo a una encuesta publicada este año por la Fundación  de Michael J. Fox dedicada a la investigación del Parkinson, tres de cada cinco americanos (es decir, el 60% de la población Estadounidense) sufrirá en algún punto de enfermedades del cerebro. Sin embargo, en promedio solamente un 36% de los americanos cree estar en riesgo de padecer una enfermedad del cerebro.

Muchos americanos (74%) también creen en el mito de que el declive de  habilidades cerebrales es consecuencia de la edad, lo cual no es necesariamente cierto. De hecho, las investigaciones muestran  que ciertas habilidades mejoran con la edad, como dicen “la sabiduría de la edad” aumenta.

La población en general tampoco está al tanto de que las enfermedades del cerebro también afectan mayormente a un solo género. Aunque el 71% de la población cree que tanto hombres como mujeres tienen las mismas posibilidades de de padecer enfermedades del cerebro, los estudios revelan que ciertas enfermedad son más comunes en un género en especifico, de acuerdo a la encuesta.

Por ejemplo, los hombres son un poco más propensos de desarrollar Parkinson, mientras que las mujeres son más propensas a desarrollar esclerosis múltiple. También existen aún en nuestros días mitos bastante persistentes respecto a la salud mental. Por ejemplo, el 65% de la población  americana cree que solo usamos un 10% del cerebro todos los días. Sin embargo, las investigaciones muestran que a diario usamos más que eso todo el tiempo.

Los americanos tampoco están al corrientes de cuáles son los síntomas o señales de las enfermedades del cerebro. Por ejemplo, solo el 50% sabe que la pérdida del olfato puede ser una señal de algún tipo de enfermedad del cerebro. Las enfermedades del cerebro tienden a involucrar la pérdida del olfato y casi un 95% de las personas que padecen Parkison pierden parcialmente el sentido del olfato.

A pesar de desconocer estos datos y la creencia en estos mitos, la población tiene varios puntos a favor. De acuerdo con la encuesta, el 94% de la población cree que tener una actitud positiva beneficia al cerebro y que el ejercicio es fundamental para la salud cerebral. También un 92% de la población cree que sus estados de ánimo afectan su salud en general.

Esta encuesta muestra que casi el 95% de la población cree que el desarrollo de la tecnología es la clave para la cura y tratamiento de las enfermedades del cerebro. Y el 85% cree que los estudios ya están curando las enfermedades del cerebro.

Para que tu cerebro se mantenga sano, debemos implementar unos cuantos buenos habitos como:

Dormir a diario lo suficiente. Dormir menos de seis horas por noche o más de ocho puede deteriorar el rendimiento del cerebro en personas adultas, afirman investigadores británicos. Tal es el deterioro que sufre el cerebro, que es como hacerlo envejecer entre cuatro y siete años más.

Alimentarte correctamente. Entre los nutrientes más importantes están las proteínas que obtenemos de la carne, el pescado y el huevo. Sus aminoácidos intervienen en la formación de neurotransmisores, una especie de mensajeros que comunican las neuronas entre sí.

-Las vitaminas del grupo B, que se encuentran en la carne, el huevo, el queso, el pollo, el melón y el plátano, también intervienen en la formación de neurotransmisores.

-El zinc, un mineral presente en las legumbres, la carne de cordero, los crustáceos y los frutos secos, agiliza la comunicación de las neuronas entre sí.

-El calcio, un mineral que está en la leche y sus derivados, prepara las células del cerebro para el aprendizaje.

-Otro mineral, el fósforo, que se está en los frutos secos, aumenta la capacidad de memorización.

-La glucosa, que se obtiene principalmente de los hidratos de carbono como los cereales, las legumbres, las frutas y las verduras, es una especie de gasolina que proporciona energía al cerebro para funcionar y, además, mejora el estado de ánimo.

Hacer ejercicio. El ejercicio libera endorfinas, unas sustancias capaces de crear sensación de relajación y felicidad. Incluso algunos estudios han demostrado que el ejercicio físico es capaz de aliviar ciertos síntomas de la depresión. Es por esta razón que muchos expertos recomiendan a las personas que sufren de depresión o ansiedad que empiecen a practicar alguna actividad física. En algunos casos, se ha especulado que el ejercicio puede ser tan eficaz como la medicación antidepresiva en el tratamiento de la depresión. Y para todo ello no es necesario pasar incontables horas en el gimnasio, para mejorar el estado anímico bastará con  una sesión de 30 minutos de 3 a 5 veces a la semana.

Ejercitarse mentalmente. La mejor manera de entrenar nuestro cerebro para aumentar realmente nuestra inteligencia es un pequeño ejercicio llamado «entrenamiento n-back», según concluye un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.). Básicamente, la tarea consiste en recordar las posiciones de una figura que se mueve de forma cíclica en una pantalla, y los investigadores aseguran que su práctica 20 minutos diarios durante 20 días mejora los resultados en una prueba de inteligencia.

03 May

Los ingredientes de toda buena relación

Deseamos que nuestras relaciones personales sean satisfactorias, también que lo sean nuestras parejas y amigos: una relación honesta donde cada miembro es libre de expresar sus sentimientos positivos y negativos da una sensación de entendimiento y de aceptación. En otras palabras “queremos a la persona por lo que es, con sus defectos y virtudes”.

No obstante, existen diferentes tipos de comunicación que alientan o entorpecen una relación positiva. Para que esta se dé, las conversaciones deben desarrollarse en torno a los sentimientos, las creencias y las distintas opiniones en un clima de respeto mutuo.

Pese a que todos sabemos que existe una gran cantidad de factores de los cuales depende una buena relación, quisiera hablar sobre aquellos que parecieran destacar más a la hora de entablar y preservar una relación, tales como: la confianza, la fe, la sinceridad, la atención y la coordinación mutua.  Puedo decir en base a mi experiencia que cada persona debería concentrarse en estos cinco elementos o “ingredientes” a fin de lograr una unión sana y duradera con su pareja

 

Ahora bien, antes de continuar me gustaría pedirle a todos mis lectores que pensase un minuto en sus relaciones actuales con el fin de analizar cuan tan unidos están entre sí; Ya sea que estemos pensando en una relación interpersonal o una sentimental,  puedo asegurarte de que estás enlazado a esa personas por varios motivos de modo que, quizás te interesa saber cómo los elementos que mencioné anteriormente podrían afectar tus relaciones.

Confianza: Este es el principal motivo que conduce hacia relaciones saludables en la vida.  La sinceridad es un requisito irrenunciable en el camino que conduce a la recíproca confianza, así como lo es la certeza de que el uno se preocupa del otro. Si tienes alguna duda acerca de tu pareja, pregúntale sobre el tema. Pregunta siempre lo que quieras saber ya que si hay temas vedados entre ustedes, eso puede minar la confianza que se tienen el uno al otro.

Fe. Muchas personas tienen un concepto equivocado entre lo que es confianza y lo que es fe, ya que estos son como dos caras de una misma moneda que se relacionan entre sí. Pero lo que necesitas comprender es la diferencia entre estos termino.  Cada persona tiene semillas de grandeza por dentro, aunque ahora puedan estar dormidas. Pero cuando uno cree en las personas, les echa agua a las semillas y les da la oportunidad de crecer.

Sinceridad. Esta se logra al conocernos a nosotros mismo, sabiendo lo que deseamos de la vida, estando al tanto de nuestras propias emociones, sensaciones y sentimientos, no camuflándolos ni engañándonos a nosotros mismos al reprimirlos. Cuando reprimimos lo que sentimos o necesitamos, estamos engañándonos y engañando a nuestra pareja, fomentando el alejamiento y la separación, ya que al esconder lo que deseamos o sentimos, vamos acrecentando una bola de frustración y desdicha que acabará explotando y dicho sea de paso, arrasará con nuestra pareja y en definitiva con nuestra relación.

Atención. E s necesario buscar tiempo de calidad para nuestra pareja. Para mantener viva la relación tenemos que esforzarnos en dedicarnos momentos íntimos con frecuencia. Si estamos cansados tras la jornada laboral, nuestra pareja sabrá apreciar que acariciemos su pelo mientras leemos en la cama. No tienen por qué ser grandes actos, sino pequeños detalles.  También tenemos que ser comprensivos y esforzarnos por entender sus problemas y preocupaciones. Con el tiempo, la relación se vuelve individualista, dejamos de contarnos lo bien o mal que ha ido el día. Mantener la comunicación es esencial para cuidar la relación de pareja.

Comprensión. Cuando las dos partes son iguales o quieren ser el que más, es cuando hay más problemas hay por los choques de carácter. Si has escuchado, más bien, has aprendido que lados iguales se rechazan y lados contrarios se unen, no nada más sucede en la química de las cosas, sucede exactamente igual en las personas, aquí el punto más importante de todos es saber cómo superar esos momentos de choque, pues aún cuando las partes o las polaridades sean diferentes y puedan unirse de forma más llevadera, eso no significa que no tengan problemas, pero definitivamente las partes iguales sí tienen muchas cosas por las cuales ocuparse.