15 Ene

Cómo salir de tu zona de confort

¿Por qué salir de mi zona de confort?

A lo largo de la vida llegamos a un punto de estancamiento tanto profesional como personal, donde nos inunda una ola de constantes preguntas sobre cómo cambiar el rumbo de la vida que estás llevando.

Encontrarnos en nuestra zona de confort nos hace sentir una sensación primaria, la de estabilidad y seguridad. 

 

Expande tu zona de confort

La corriente que más se escucha en la actualidad es la de la sensación prácticamente obligatoria de tener que salir de tu zona de seguridad, cuando esto es totalmente erróneo. Hay mucha gente que se siente a gusto en ella, y eso no hará que no crezca a nivel personal ni que su vida empiece en un declive imparable, simplemente hay gente que expande su zona de confort, pero sin salir de ella.

 

«LA VIDA COMIENZA AL FINAL DE TU ZONA DE CONFORT»

 

-Neale Donald Walsch-

 

Ahora bien, si crees que no progresas y que no te sientes bien contigo mismo, ha llegado la hora de dar un cambio drástico y zarandear el estilo de vida que has estado llevando anteriormente.

 

¿Cómo salir de ella?

El método más “hardcore” que puedes hacer es dejar tu casa y ciudad e ir en busca de lo desconocido. Vivir en otra ciudad implica un cambio de cultura, de gente y de gastronomía. Conocer a gente nueva, descubrir cómo son y ver su manera de trabajar y vivir harán que sí o sí cambies como persona. Descubrir ciertos aspectos de la vida que tú ya tenías totalmente asumidos

Tomar decisiones es el paso principal para salir de tu zona de confort.

Desde empezar una actividad que siempre habías decidido hacer pero nunca habías dado el paso adelante, estar dispuesta a conocer a nuevas personas y expandir tu círculo de amistades pueden ser el primer paso para empezar un nuevo estilo de vida.

tomar riesgoImagen de mohamed Hassan en Pixabay

 

¡Pero que no se te vaya de las manos!  Aunque te sientas inmerso en una vorágine de emociones, sé un poco racional y no lo dejes todo en manos del destino. Utiliza la cabeza y actúa conociendo cuales pueden llegar a ser consecuencias y riesgos.

 

Salir de tu zona de confort conseguirá que veas la vida con una perspectiva diferente, consiguiendo así un incremento de conocimiento y emociones. No todo los pasos serán fáciles, pero a la larga serás mejor persona y te sentirás mejor contigo mismo. No te quedes con las ganas de saber qué habría pasado si hubieras tomado ciertas decisiones y que repercusión habrían tenido éstas, ¡hazlas!.