17 Sep

Como ser más productivo

Para saber como ser más productivo primero tenemos que entender que es la productividad. La clave de la productividad no está en las horas extras que dediquemos a nuestras tareas pendientes, sino en hacer rendir al máximo las horas que tenemos asignadas para dichas tareas. Hacer tu mejor esfuerzo para ser más productivo no basta, sin embargo, la productividad requiere de un buen manejo de tus recursos más valiosos: tiempo y energía. La energía  que tenemos es la que se encarga de construir o demoler todo en nuestra vida. Tenemos periodos en los que pareciéramos estar alerta, más concentrados y que podemos lidiar con nuestras responsabilidades con el menor esfuerzo.

Como ser más productivoEs por ello que para ser más productivos debemos construir nuestra rutina en base a esos lapsos en los que nuestro cuerpo pareciera estar más cargado de energía. Esto no solo hará una gran diferencia en tu rendimiento, sino que también se verá reflejado en tus niveles de estrés. Creo que a todos les ha sucedido alguna vez que, comienzas a trabajar sabiendo muy bien todos lo que tienes que tener listo antes de salir, pero poco antes de que termine la jornada, te das cuenta de que no has logrado terminar mucho de que sabias que debías terminar. La productividad es más que terminar listas de pendientes. Se centra más bien, en el buen manejo de nuestra energía a lo largo del día para poder completar dichos pendientes.

Para maximizar tus niveles de energía de una manera más productiva, te presento los siguientes tips  que te ayudarán a lograrlo:

Si es posible, llévate el trabajo a una cafetería. Sonará extraño, pero de acuerdo con un estudio publicado en el Journal consumer Research de diciembre 2012, el ruido moderado, como el ligero cuchicheo que se escucha en las cafeterías, mejora más el desarrollo de la creatividad que los sitio con mucho ruido.  Además, salir de la rutina de la oficina o tu sitio de trabajo disminuye la oxitocina, la cual es responsable de producir las hormonas que producen el estrés y el bloqueo mental. Por si eso no fuera suficiente, ese mismo estudio arrojó que al estar en un sitio diferente a tu hogar y oficina hará más difícil que te distraigas tan fácilmente.

Haz tus jornadas de trabajo más cortas. No me refiero a que pases por encima de la autoridad de tu jefe y salgas temprano, pero mentalízate a que tu trabajo dura solo 7 horas y no las 8 horas obligatorias. Así te estarás exigiendo ser más eficiente con un lapso menor de tiempo. Terminar de trabajar tan solo una o media hora antes de la hora establecida una vez a la semana te obligará a ser más productivo ya que tú mismo habrás marcado una hora límite para concluir con tus pendientes. Si no te puedes ir temprano, entonces intenta llegar media hora después de lo normal. Teniendo el tiempo “en tu contra” te verás más motivado y presionado a hacer rendir al máximo el tiempo que te queda hasta que concluya la jornada de ese día.

Evita el multitasking. Existe un mito con respecto a que podemos hacer más si hacemos más cosas al mismo tiempo. Pero esta creencia está muy lejos de la realidad. Esto se debe a que cuando estás dedicado a una tarea y después pasas a otra, interrumpes las funciones del cerebro. Además, El multitasking solo aumenta el estrés y genera una mayor producción de la hormona cortisol, la cual en grandes cantidades puede perjudicar el bienestar de tu cerebro. Si estás concentrado en una tarea y después pasas a otro, te tomará varios minutos poder enfocar tu atención en esa nueva tarea, con lo que no solo desperdiciarás tiempo sino que energía. Para evitar el multitasking, procura tener sobre tu escritorio únicamente el material que se refiera a una tarea, cuando la finalizas, pasa al material correspondiente a la siguiente tarea y así sucesivamente. Además, esto evitará las molestas confusiones que surgen cuando mezclas materiales, papeles o documentación de dos pendientes diferentes.

Ejercítate antes de ir a trabajar.  Los estudios revelan que luego de hacer ejercicio por al menos una hora, tu cerebro está más alerta. Esto se debe a que llega más oxígeno y glucosa al cerebro. Así que ir al gimnasio antes de dirigirte a tu lugar de trabajo te ayudará a iniciar el día no solo con un mejor humor, si no con la energía necesaria para ser más productivo. Al llegar a tu oficina tampoco es conveniente que estés todo el resto de la jornada sentado tras tu escritorio. Si te es posible, usa las escaleras en lugar del elevador, estira bien los músculos cada cierto lapso de tiempo y si es posible, sal a alguna área al aire libre para llenar tus pulmones de aire fresco.

Gánale al reloj. La competencia es una gran motivación para lo que sea que te propongas. Por eso, intenta utilizar un cronómetro para realizar tus actividades. Cronometrar el tiempo que estimas que te tomará realizar una tarea también te ayudará a evitar la procrastinación. Si te fijas un tope de 10 minutos, seguramente no querrás que el reloj te derrote por lo que no prestarás atención a esas distracciones que suelen hacer dejar las cosas para después.

Publicada en Sin categoría