07 Nov

¿Que es resiliencia?

¿que es resilencia? La palabra “resiliencia” fue acuñada originalmente por la física antes de que la psicología la reclamase como suya. En la rama de la física, la resiliencia se considera la capacidad que tiene un material de devolver la energía que se le aplica sin absorberla. Este concepto interpretado desde el punto de vista de la psicología se refiera a la capacidad que tienen los sujetos para sobreponerse a los contratiempos, pero a diferencia de la física, en psicología éste concepto señala la capacidad para ser menos vulnerable a estos contratiempos en el futuro.

que es resilenciaLa resiliencia es entonces, la capacidad de recobrarse después de la exposición a un riesgo importante o al estrés que experimentamos debido a un problema o contratiempo.  Cualquier persona puede desarrollar la resiliencia, ya que esta capacidad no es propia solo de unos cuantos. Podríamos decir que la resiliencia existe en todas aquellas personas con una meta fija que se enfrentan a innumerables obstáculos que libren y a su vez, los fortalecen.

La resiliencia, como proceso de vida implica  adaptarse a la adversidad, a un trauma, una tragedia o una amenaza con conductas y acciones que cualquier persona puede aprender y desarrollar.

Para ello, te compartiré algunos de los consejos que he puesto en practicar a fin de desarrollar mi resiliencia:

          Desarrolla una imagen positiva de ti mismo. Todo comienza en la mente y es esencial que cambiemos la forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos. Para ello, debemos procurar levantar nuestra autoestima y valorarnos un poco más. Querernos a nosotros mismos es un pilar esencial para la autoestima, algo de lo que muchas veces nos olvidamos.

          Céntrate en desarrollar y mantener buenas relaciones con los demás. Huye de la gente tóxica o negativa  para rodearte de gente con  una mejor actitud ante la vida, personas optimistas y enérgicas. Para ello, trabaja por dentro tu fuerza y coraje personal, con auto superación ante las adversidades.

          Aprecia lo que tienes. Siempre estamos fijándonos en lo que nos falta en la vida y no en lo que tenemos ya. Vivimos en una constante insatisfacción, en una constante infelicidad, siempre quejándonos. Vivimos en una constante insatisfacción, en una constante infelicidad, siempre quejándonos. Sin embargo, debemos aprender a descubierto la verdadera esencia de muchas personas, la lectura, la escritura y muchas otras cosas que tenemos a nuestro alrededor. No valorar lo que tienes te hace vivir en una constante e innecesaria insatisfacción.

 Busca el lado positivo de las cosas. Incluso cuando ocurre algo negativo siempre puede haber alguna conclusión positiva o que puede resultar para bien.  Ser positivo en la vida puede tener una influencia muy beneficiosa sobre nuestra autoestima y sobre toda nuestra vida en general.

          Se proactivo. La proactividad es una habilidad  necesaria para construir una fuerte resiliencia. También la perseverancia y la flexibilidad te  ayudaran a enfrentar nuevas situaciones difíciles manejando nuevas perspectivas a una misma situación.

           Acepta las circunstancias que no puedes cambiar. Hay circunstancias que, por más que te esfuerces, no puedes cambiar -al menos no tan rápido como te gustaría. En ocasiones el cambio, aunque no te guste, es un hecho. Al resistirte al cambio lo único que conseguirás es aumentar el estrés que sientas.

          Desarrollar metas y toma las medidas apropiadas para concretarlas. No basta con enunciar nuestros propósitos con vaguedad, es por ello que debemos fijar metas concretas. Así, una vez que hayas definido con claridad cuál es la meta a alcanzar, podrás comenzar a avanzar hacia la misma. Decide la primera acción a realizar. Aunque sea pequeña, comenzará a encaminarte hacia este fin. Según los resultados de la primera acción, decidirás la segunda, y luego las restantes. 

          Se optimista. El optimismo es importante porque nos motiva a seguir adelante incluso cuando las cosas se ponen feas. No se trata de ser ingenuos, ni de esconder la cabeza en un pozo, sino de mantener viva la llama de la esperanza y aferrarnos a nuestra motivación.

La resiliencia es muy a menudo un factor que sirve como apoyo a las personas para superar los obstáculos en los que se ven inmersos a fin de resultar exitosos. Observa como las personas conocidas por sus historias de éxito y prosperidad son personas con orígenes humildes que supieron tener la actitud correcta y desarrollar su resiliencia  para llegar a donde están.