13 May

Desarrollo personal

A menudo nos preguntamos ¿Porqué algunas persona parecen evolucionar y progresar aún más que otras, incluso si en apariencia tiene el mismo potencial y la misma inteligencia? En muchos casos, el factor que propicia en mayor medida los logros son las personas y el progreso, está directamente relacionado con nuestra actitud. Estoy hablando de la actitud con la que tomamos las alternativas y conceptos que debemos adquirir para forjar nuestro conocimiento y sabiduría, así como desarrollar apertura en cuanto a lo que nos rodea, pero que es el desarrollo personal.

Desarrollo personal: El aprendizaje de las experiencias diariasDe acuerdo con la definición de Brito Challa, El desarrollo personal “Es una experiencia de interacción individual y grupal a través de la cual los sujetos que participan en ellos, desarrollan u optimizan habilidades y destrezas para la comunicación abierta y directa, las relaciones interpersonales y la toma de decisiones, permitiéndole conocer un poco más de sí mismo y de sus compañeros de grupo, para crecer y ser más humano.”

Una persona que trabaja en su desarrollo personal se caracteriza por:

          La decisión con la que deja a un lado sus temores y se propone seguir avanzando.

          Posee la resolución de alcanzar lo propuesto sin rendirse.

          Explota todo su potencial para lograr lo que anhela.

          Es un visionario transformando, implementando y resistiendo a la rutina.

          Es un líder integro con principios, ideales y valores.

          Tiene confianza en sus talentos y habilidades.

          Vive en el presente.

          Persevera en el camino hacia el éxito, aferrándose en todo momento a su motivación.

          Posee una actitud positiva, eligiendo vivir plenamente para llegar a este crecimiento personal.

El desarrollo personal implica un autoconocimiento, autoestima, auto dirección y auto eficacia, que conlleva a una vida de bienestar personal, familiar, laboral y social, cuyo fin es lograr un camino de transformación y excelencia personal.  Pero ¿Cómo podemos comenzar a trabajar en este desarrollo personal?:

1.      El desarrollo personal y el potencial de cada persona está generalmente ligado a su disposición para mantener una mente abierta y centrada en el futuro. Aquellos que adoptan una actitud en la que pretende saberlo todo o  de haber aprendido todo lo que pueden, generalmente están en un peligro latente a volverse mediocres o peores.

2.       Debemos estar conscientes de que la vida jamás permanece estática. Es por ello que la determinación de nuestro destino se base tanto en el aprendizaje como en la manera en que nos mejoramos a nosotros mismos día a día o bien, aceptar que estaremos dando vueltas en espirales sin hacer un cambio verdaderamente notorio ni satisfactorio. Fijar nuestros objetivos y afrontar los cambios que necesitamos realizar para conseguirlos es ya un proceso de aprendizaje y la determinación de una actitud activa de búsqueda.

3.      Algo indispensable para poder adquirir aprendizaje de las experiencias cotidianas es la flexibilidad para adaptarnos a los cambios;  debemos tener la flexibilidad suficiente para reprogramar nuestra vida para adaptarnos a las nuevas circunstancias. Deberemos analizar qué ha cambiado y qué modificaciones debemos introducir en nuestra conducta o qué debemos aprender para adaptarnos a ello.

 La actitud que tomas frente a los problemas o sucesos que se te presentan cotidianamente es finalmente la que determina la dimensión e importancia de los mismos. Recuerda que hay dos formas de ver el vaso: medio lleno y puedes alegrarte al observar la mitad llena o puedes preocuparte por la mitad vacía.