08 Oct

Como mejorar las relaciones humanas

Existen momentos en la vida en los que hacemos preguntas en el momento equivocado ya sea porque no es la ocasión o porque dejamos pasar mucho tiempo para hacerlas.  La mejor manera de hacer una pregunta hábilmente depende en gran medida de la naturaleza de las relaciones y la personalidad particular de cada quien. La gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir. Por ello es importante saber como mejorar las relaciones humanas.

Como mejorar las relaciones humanasSeamos sabios y demos el ejemplo a nuestros hijos sobre cómo tratar a los demás.

Cada día debemos ser un buen modelo a seguir para ellos porque así como nos ven actuar, así serán.

Seamos constructores de relaciones sanas y amorosas. Valoremos la presencia de nuestros seres queridos, superemos las diferencias y amemos cada día más. En este artículo, te ofrezco un par de cuestiones que de manera consciente, te pueden conducir a una relación mucho más feliz y saludable con las personas que te rodean.

Pregunta 1. “¿Cómo te hice sentir?” Siempre existe una experiencia que desencadena una emoción. Con ese pensamiento en mente, debes hablar de tus experiencias y a continuar hacer la siguiente pregunta “¿Qué te hizo sentir esa experiencia?”

Esto te permitirá aprender más acerca del lado emociona de la otra persona, alentándola a compartirte sus sentimientos de una manera no amenazante. Tener esta charla le ayudará a liberar las emociones reprimidas que no tienen nada que ver contigo, lo que les llevará a una relación más feliz y saludable.

Pregunta 2. ¿Qué es lo que más te apasiona?  Culturalmente los hombres están más definidos por sus profesiones, pero a la mayoría de la gente en general no se le paga por hacer aquello que les apasionada. En general, a los hombres se les enseña que el proveer lo necesario para sus familias es lo mejor que pueden hacer. Lo que hacemos en nuestras vidas cotidianas no siempre equivale a lo que somos.

Así que, después de romper el hielo hablando de su día de trabajo, el seguimiento con la pregunta. ¿Qué más te apasiona? El trabajo es importante tanto hombres como mujeres,  pero en el fondo no estamos definidos por nuestro empleo. Hablar de tus pasiones te ayudará a que los demás vean más de ti y también te ayudará a mejorar la forma en que te ves a ti mismo. La respuesta a esta pregunta puede tomar un poco de tiempo, no obstante, dará lugar a una relación más feliz y saludable.

Pregunta 3. “¿Cuáles son las cosas en tu vida que te gustaría mejorar?” por desgracia, en esta época, se vuelve cada vez más y más difícil el darle una crítica a alguien sin que esta persona se sienta ofendida. Un par de palabras que pretenden dar una simple crítica, pueden ser mal interpretadas incluso como un insulto. Esta pregunta evitará que te sientas ofendido con alguien más, al estar consciente de que cosas quizás no están del todo bien o que quizás puedas mejorar. Evalúate. Critícate.

En mi vida, uno de los momentos más beneficios han sido resultado de una crítica. Es semejante a cuando nuestros padres nos reprenden con el afán de hacernos reflexionar y volvernos mejores persona. La idea detrás de esta pregunta es averiguar que tan bien tomas las críticas. Por lo general, vemos las críticas como un momento que nos hizo sentir mal, pero sinceramente nos ayudan a mejorar.

Al responder a esta pregunta, es esencial ser críticos con nosotros mismos, lo cual es un proceso saludable que conduce a la excelencia. Cuanto más hablamos de mejorarnos a nosotros mismos, más presión pondremos en nosotros mismos para mejorar.

Hacer este tipo de preguntas a las personas que nos rodean son de gran importancia para la construcción de relaciones de gran alcance, es decir, relaciones sólidas que duran por años. Al escuchar las respuestas a estas preguntas, deberás hacer lo posible para comprender las respuesta dadas.

Algunos de los puntos que te conducirán a una vida más feliz y a relaciones más sanas son:

–          El hablar siempre respetuosamente cuando se nos pide compartir tu punto de vista sobre algún asunto.

–          No asumas cosas, haz preguntas aclaratorias si es necesario.

–          Busca oportunidades para reforzar los aspectos positivos.

–          Comunícales  a las personas tu aprecio.

–          Hagas lo que hagas, no seas el único que hable durante la conversación.