15 Abr

Hace buen tiempo

Hay que ser optimista, el buen tiempo ha llegado y lo cambia todo. Los días grises de eterna lluvia o simplemente las tardes de frío en los que daba pánico salir a la calle si no era con el kit de supervivencia han terminado.Hace buen tiempo y tenemos que aprovecharlo.

buen_tiempoMucho peor es en las zonas frías de España como Soria, lugar en el que paso mucho tiempo con mi familia política. Allí la llegada del buen tiempo es todo un acontecimiento ya que pasan muchísimo frío desde octubre y no termina de verdad hasta finales de mayo.

Mi abuela decía que hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo y es lo que ocurre realmente. Aunque oficialmente el cuarenta de mayo sería el día diez de junio podemos adelantarnos a los acontecimientos porque el buen tiempo ha llegado y parece que va a quedarse.

Cambio de tiempo y cambio de actitud

Con el buen tiempo cambia hasta nuestra forma de ser, de hecho en España país en el que la mayoría de personas nos relacionamos bien con todo el mundo mejoramos de formas inimaginables nuestra empatía con el buen tiempo.

Queremos salir a que nos de el sol constantemente y no solamente para gastar dinero y pasar un tiempo estupendo en las terrazas de los bares si no simplemente por disfrutar del sol. Ya que tenemos la inmensa suerte de disfrutar de estos días en los que tanto apetece salir hay que aprovecharlos a tope.

Además es la época perfecta para hacer escapaditas tanto en el campo como en la playa ya que no hace demasiado calor aún. Se puede salir prácticamente a cualquier hora sin sufrir un golpe de calor y tanto sol cambia nuestro estado de ánimo a uno mucho más positivo.

Cuidado con los golpes de calor

Aunque ahora apetece muchísimo más que antes salir y disfrutar del buen tiempo siempre hay que salir preparado. No está de más que llevemos una botella con agua fresca en alguna mochila o bolso para beber si nos da sed.

También hay que embadurnarse bien de crema para no quemarse con el sol. En estos momentos es cuando más engaña ya que no hace un calor asfixiante pero uno puede quemarse de todas formas.

Si salimos a caminar lo mejor será que intentemos ir por la sombra para evitar golpes de calor y que nos sintamos mal. De igual forma es interesante cubrirse la cabeza ya sea con un sombrero o una gorra.