05 Ago

Pensamientos positivos

Para disfrutar de los pensamientos positivos debemos entender que los pensamientos negativos son el principal freno que encontramos en nuestras vidas diarias. A veces pensamos que son las circunstancias, las acciones de otras personas y la falta de recursos lo que nos frena, pero ni siquiera la abundancia de factores benevolentes nos permite alcanzar las metas si nuestro marco mental es negativo. Los pensamientos negativos no salieron de la nada, sino fueron creados por ti. Inclusive aun sigues apoyándolos con todo tu deseo. Pero de igual forma eres tu quien crea los pensamientos positivos.

Pensamientos positivosLos pensamientos negativos, pesimistas y derrotistas, son las armas que utilizamos contra nosotros a diario. Para eliminarlos, debemos reconocer, evitar y sosegar estos pensamientos negativos, de modo de liberarlos de nuestra mente y alivianar el peso de nuestras almas. Los pensamientos negativos son destructivos de todas las condiciones deseables de nuestras vidas. Paralizan el esfuerzo, minan la voluntad, nos hacen tomar decisiones lamentables. Así que – un poco por inconsciencia y otro poco por inercia y adicción – tenemos una gran producción de pensamientos negativos.

En el momento en que comiences a eliminar los pensamientos negativos de nuestros patrones de pensamiento, habrás dado el paso más importante hacia la felicidad, la salud personal y el bienestar. Cuando asumes el pleno control de tus pensamientos y emociones, te disciplinas para  mantener nuestros pensamientos positivos, dando como resultado una mejor calidad de vida, tanto interior como exterior. A continuación te presento algunas de las maneras de pensar positivo y dejar de pensar tan negativamente:

  • Presta atención tanto a tus pensamientos positivos como a los negativos

Nuestros pensamientos están siempre acompañándonos y nadie puede controlarlos. Es posible que alguien de por sentado e incluso preste poca atención a sus pensamientos debido a su constante presencia. Tal vez deberíamos preguntarnos: «¿Los pensamientos que tengo influyen en mis acciones y sentimientos de una manera negativa?”

A menos que aprendamos a ser conscientes de nuestros pensamientos, no vamos a ser capaces de reemplazar  los pensamientos negativos por positivos.

Cuando intentas frenar o controlar sus emociones negativas o parar la rueda de sus pensamientos negativos o batallar en contra de ellos no haces más que concentrarte en ellos y sin quererlo los intensificas.

  • Minimiza los pensamientos negativos

El siguiente paso que debes emprender es estar al tanto de los patrones de pensamiento negativo y minimizarlos. Puedes comenzar a interrumpirlos cuando estos surjan o inmediatamente después de que te des cuenta de que estás prestándole atención a estos. Quizás puedas usar una banda elástica en la muñeca y cuando tengas pensamientos negativos, tiras de la banda. Esto es para recordarte que tienes que detenerlos. Trata de ser objetivo en la medida de lo posible acerca de la situación. En tiempos de conflicto, un criterio eficaz consiste en examinar si tus pensamientos o acciones están ayudando a alcanzar tu meta.

  • Incrementa tus pensamientos positivos

Aumentar los pensamientos positivos no es algo que se haga de manera automática, sin embargo se deben minimizar los negativos.  Aquí hay algunas tips para ayudarte a maximizar tus pensamientos positivos:

* Combate el diálogo interno negativo. Si te acuerdas de una situación particular en la que tuviste una reacción exagerada, es preferible revisar esa situación una vez más e identificar el diálogo interno negativo. Una vez que hayas identificado, encontrarás maneras para disputarlas.

* Reemplaza  los pensamientos negativos con calma y hazles frente. Si te descubres pensando en alguna persona con la que te encuentras en  términos hostiles,  detente y sustituye estos pensamientos por ideas que pongan en relieve tu capacidad para enfrentar la situación.

* Piense y verbaliza tus  propios pensamientos. Cada vez que hayas logrado algo, date una palmadita en la espalda. Concédete el crédito por las cosas que logras día a día.

* Use el humor. No es bueno que te tomes todo demasiado en serio. El humor disminuirá la ira y reducirá la depresión. La capacidad de reírse de uno mismo es un don y te tranquiliza lo suficiente para reflexionar sobre tu situación más racionalmente.

Estos pasos te ayudarán a detener el ciclo negativo de los pensamientos y emociones, y empezar a pensar positivamente. Si no encuentras y corriges el ciclo negativo, sólo te encaminas hacia las emociones más negativas o pensamientos. e hecho, tener pensamientos negativos y no podértelos quitar de la cabeza es como si estuvieras encerrado en una cárcel mental, no puedes disfrutar de la vida, te impide ser feliz y alcanzar tus metas. Es vital que rompas el ciclo negativo y vuelvas a la senda del positivismo tan pronto como te sea posible.