30 Jun

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Tratar de encontrar motivación para hacer las cosas es algo por lo que todos hemos pasado, cuantas veces hemos oido “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Si realmente se desea evitar la postergación, tendrás que cambiar tu forma de pensar y reemplazar los “malos hábitos” por “buenas costumbres”. Te voy a compartir uno de mis métodos para encontrar auto-motivación en 5 sencillos pasos.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Primer paso: Haz lo que te gusta

El mejor método conocido por la humanidad para superar la postergación es comenzar haciendo lo que te gusta. Cuando estés trabajando y disfrutando de lo que hacer no tendrás la tentación de posponer las cosas.
Si bien esta solución puede sonar bastante simple en teoría, puede ser difícil de llevar a la práctica. Si trabajar en una tarea desagradable en la oficina no puedes simplemente decirle a tu jefe que “no vas a hacerlo y que quieres que te de alguna otra” ¿cierto?

Superar la postergación no se trata sólo de terminar las cosas en el trabajo.

Las personas que postergan las cosas en el trabajo tienen mucha más probabilidad de posponer todo en general, incluso las cosas que les gustan. Si tu trabajo te hace sentir triste y constantemente disminuye tu nivel de energía, quizás ya va siendo el momento de buscar otro. Hacer lo que te gusta… lo que amas, significa que a veces tienes que arriesgar tu vida con el fin de obtener el control de la misma.

Encuentra algo que te gusta y aférrate a ello.

Segundo paso: Haz lo que no te gusta

Otro método muy eficaz para hacer frente a la postergación consiste es un enfoque opuesto. Haz a propósito aquello que no te gusta hacer. Que sea una carrera, una especie de competencia. Imagínate que dominas el tema o asunto que tanto detestas y olvídate de aquello que te hacer posponerlas.

Puedes olvidarte de la postergación y competir con ella. Date cuenta de que quien siempre está a cargo eres tú. Por ejemplo, desde hace semanas que planeaste cortar el césped y hoy sería un día perfecto para hacerlo porque tuviste la oportunidad de llegar temprano a casa. Pero hay un pequeño problema, tienes suficiente tiempo libre pero hay un gran juego de futbol o el estreno de alguna serie en la televisión que por supuesto no querrás perderte.

Tienes el poder de elegir ¿vas a ver la televisión y sentirte mal por tu debilidad más tarde o vas a cortar el césped y sentirte realizado por haber derrotado a la postergación y disfrutar aún más de al menos la mitad del programa de televisión?

Tercer paso: Equilibra tu vida

La mayoría de las personas que sufren de la “postergación” en sus vidas es porque tienen una bastante aburrida. Estas personas trabajan, llegan a casa, comen, duermen y se levantar para trabajar de nuevo. Todos sabemos que eso es parte de la vida pero ¿acaso se trata solo de eso?

Las personas con problemas de postergación pueden mejorar su calidad de vida al convertirse en actores en lugar de ser espectadores. Encontrar la motivación propia y evitar la postergación es mucho más fácil si te las arreglas para equilibrar tu vida.

El trabajo puede ser una gran responsabilidad, pero a su vez muy satisfactoria. Cortar el césped puede ser un logro satisfactorio, siempre que se trate de una responsabilidad puede ser una agradable o no.
Equilibra tu vida usando tu tiempo para salir, encontrar un nuevo pasatiempo, uniéndote a un foro de discusión en internet, ayudando como voluntario, etc. Simplemente haz algo todos los días que no tenga absolutamente nada que ver con el trabajo o lo que te impulse a posponer las cosas.

Una vez que te des cuenta de que la vida no es sólo acerca de las cosas desagradables, serás capaz de disfrutar de ella con mucha más facilidad.

Cuarto paso: Deja de preocuparte por el futuro

¿Qué es lo peor que te puede pasar? Digamos que pierdes tu trabajo: ¿qué es lo peor que podría pasar? ¿Te estarías muriendo de hambre al día siguiente? ¿Continuarías muriéndote de hambre al siguiente día? ¿Sería el fin del mundo?

Por supuesto que no. Hay cosas que podemos controlar en la vida y hay cosas que no podemos controlar.

Tenemos que aceptar la segunda afirmación. Y cuando lo hagamos, podemos concentrarnos en lo que podemos controlar.

Deja de preocuparte por el futuro (desconocido). Hoy es lo que cuenta. Es hoy que se debes hacer rendir al máximo tu día. La postergación puede ser divertida, es cierto, pero también puede hacer ser perjudicial, porque nos hace sentirnos inútiles y débiles.

Quinto paso: hazlo público

Encontrar la motivación es mucho más fácil si haces públicos tus objetivos. Háblales a las personas sobre tus objetivos, cuéntales lo que vas a hacer y cómo es que estás organizándote y trabajando para lograr esto y aquello. Cuéntaselo a tantas personas como te sea posible. Por ejemplo, asegúrate de que todos tus amigos sepan que vas a dar una gran fiesta en tu jardín. Esto generará un estrés positivo que te dará la energía para que puedas tener éxito en tu objetivo.
Te aseguro que no serás capaz de posponer esa fiesta con tanta gente esperando por esa reunión.